¿Cómo convertirse en un traductor?

Children talk in very much Country language

La profesión

La traducción abarca todos los ámbitos y tipos de documentos. La traducción técnica es la que más salidas ofrece. La especialización es recomendable aunque puede hacerse de forma progresiva. El traductor debe saber de qué está hablando (conocer o «aprender» el tema) y saber expresarse de forma eficaz.

 Especializaciones:

  • traducción jurídica,
  • traducción médica,
  • traducción y vigilancia tecnológica,
  • traducción científica,
  • traducción financiera.

El traductor debe:

Dominar sus lenguas de trabajo, redactar bien, ser preciso y riguroso,
tener autonomía, tener capacidad de análisis, tener una buena cultural general además de una buena cultura técnica.

Ventajas

El traductor tiene autonomía y organiza su trabajo como mejor le parece (entiéndase traductor independiente o autónomo). Esta profesión resulta idónea para aquellas personas independientes y para aquellos a los que no les agrada el trabajo en equipo.

Inconvenientes

Los primeros años suelen ser difíciles especialmente si se ha optado por ser traductor independiente o autónomo (opción más frecuente). El traductor necesitará tiempo para darse a conocer y hacerse con una cartera de clientes.

Los cursos

Existen cursos universitarios y cursos de formación continua.
Grados de traducción a distancia: CI3M
Grado de traducción presencial: consultar aquí