Buscar el valor añadido

Según el último informe de la traducción en España (2014-2015) hay ciertas áreas relacionadas con las nuevas tecnologías que demandan traductores especializados. Normalmente, son ámbitos en los que los estudiantes de los grados de traducción no quieren adentrarse ni profundizar… Unas veces por desinterés o aburrimiento y otras por su tecnofobia. No renunciemos a especializarnos en ámbitos aparentemente poco sugerentes o tediosos, quizá especializarse en ámbitos científicos y técnicos pueda ser una forma de destacarse de los demás y ofrecer así un valor añadido. Cuanto más traduce uno, más aprende, cuanto más profundizamos en la terminología de ciertas áreas, más retenemos. Entender a nuestros científicos o técnicos puede resultar fascinante y enriquecedor. En ciertos casos, no requeriremos que nuestro médico use un doble lenguaje.